Azul, pero no tanto | Un esmalte de L’oréal

Un miércoles cualquiera. Un miércoles por la tarde. La hora fatal en la cual la gente parece deslizarse a paso de babosa moribunda cuando una está realmente apurada. Tan apurada que no puede siquiera detenerse ante la vidriera de Perfumería Amiga donde ¡oh, sorpresa! están esas locas botellitas nuevas.

Mentira. No solo me detuve a mirar, sino que entré, probé y compré.

Hay unos nuevos esmaltes in the house y son de L’oréal. Vienen en millones de colores (bah, conté más de quince, creo). Después de ir y venir entre tantas opciones, me decidí por dos. El segundo, el que no me conquistó de inmediato, es el que les traigo hoy. Sobre el primero no puedo emitir veredicto. No todavía, después de tres intentos.

Éste es Mystic Blue. Lindo, brillante y engañoso, cual galán secundario de novela de la siesta. Porque así como lo ven, en la vida real, es más morado que azul. Obviamente no hay poder sobre la faz de la tierra que haga que una de mis fotos capture ese color tal como es. Me explicaron mil veces cuál es el problema con los morados que mutan a azul y cómo corregirlo, pero ya saben. Chino básico.

El pincel es una gloria. Ancho, firme, dispuesto (?). Para mis uñas diminutas es casi una bendición, porque con un par de pasadas estoy del otro lado (incluso solo con una en el meñique, así de pequeñas son). La textura es buenísima, ni líquida ni espesa, y aunque queda medio estriada en la primera mano, da el suficiente color como para usarlo a las apuradas. Con dos capas ya es lo que ven. Pero morado, claro.

Dura bastante. No te digo que una semana pero sí tres días íntegros sin inmutarse. Al cuarto aparecen el desgaste nanométrico y mi aburrimiento, combinación mortal que me obliga a cambiar de esmalte.

¿Ven? Ahí quiere ponerse un cachito más moradoso, pero le falta. Si quieren pasan por casa, tomamos unos mates y les muestro qué onda. O más fácil, van por su perfumería de confianza y juzgan por sí mismas si vale la pena invertir casi cuarenta pesitos argentinos en este esmalte. A menos que ya estén comprando las medialunas. Saladas para mí, por favor.

Resumiendo: a pesar de mentir en las fotos, me encanta. El brillo, la duración, la textura, todo. En serio, vayan y vean.

About these ads

13 pensamientos en “Azul, pero no tanto | Un esmalte de L’oréal

    • Mirá, yo le dije a Chica del Mostrador “Pasame el moradito”. Es menos ambiguo que índigo. O yo soy menos específica. :)

      • jajaja a mi pocos colores me intimidan…
        pero en serio, el azul oscuro es tan chic, tan soir, tan Dior… voto de amor eterno para él=)

  1. Yo compre uno de esa linea nueva, un azul con reflejos dorados (?), no recuerdo el nombre, pero el mismo dia que me pinte las uñas de me salto el esmalte. Asi que eso de que dura 10 dias… a mi no me duro ni 10 horas…El color si, precioso!

  2. A mi me paso lo mismo que a meddea… Elegi un menta que necesito 4 manos para que se luzca el color como en el frasco y a las 12 horas estaba saltado

    Un fiasco para mi :/

Comentar es gratis y hace bien. Bah, no sé, fijate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s