No tan real | Un esmalte de Impala

Mis idas al supermercado terminan, generalmente, con un esmalte disfrazado de ineludible compra de la quincena. Ya hace un tiempo, el que se coló entre el shampoo y el papel de cocina fue Azul Pavao, de Impala.

Impala Azul Pavao1Invocando a ese bicho colorido que es el pavo real, este esmalte promete. Un azul muy bonito, vivaz pero sin enceguecer. El acabado cremoso lo hace usable para casi cualquier ocasión (más todavía en uñas cortas). Al menos, debería.

Impala Azul Pavao2El pincel es normalito. No es una maravilla pero tampoco tiene vida propia. La fórmula es livianita, muy livianita. No hay forma de que quede opaco o parejo en la primera capa. Yo renuncié en la segunda, pero como pueden ver tampoco cierra el trato.

Impala Azul Pavao3Con esas dos manos no alcanzo a esconder el blanco del borde libre de mis uñas. Además seca más plasticoso que cremoso, ustedes me entienden.

Impala Azul Pavao4No puedo atestiguar si dura mucho o poco porque me lo saqué a los dos o tres días, para darle la oportunidad a otro Impala del cual les voy a hablar dentro de poco.

Resumiendo: al no quedar parejo u opaco con el esfuerzo habitual de dos capas, no me motiva a usarlo de vuelta. Si son pacientes 0 están muy enamoradas del color, puede ser para ustedes. O si pasan por casa y me lo piden, claro.

Surtidito | Un post random

¡Buenas y santas!

Otro lunes, otro post. Últimamente el primer día laboral de la semana viene siendo mi único día bloguero. En realidad, es el domingo, cuando tengo algo de tiempo para escribir y para mentirme que durante la semana voy a hacer otros posts. Entre la procrastinación y el caos, eso nunca pasa. De ahí el posteo a cuentagotas, sabrán disculpar.

Quiero aprovechar la oportunidad para celebrar la vuelta a la blogósfera de Dim, cosa que nos llena de regocijo y satisfacción. Brindemos por eso. Inspirada por ella viene este post surtidito, con cosas que tengo en el tintero desde hace rato.

Les cuento como al pasar que recibí la GlimBox de otoño. No voy a hacer un post al respecto porque no quiero ver la avalancha de ¡Yo te dije! que ustedes me van a dedicar (sí, soy muy cobarde). Ya debe haber reseñas por ahí que cuenten más de lo que más que una cajita de belleza parece ser una muestra de la sección perfumería de un supermercado cualquiera.

Insértese cara de eterna desilusión aquí.

Y ya que estamos, le muestro las uñas del día. Es Burgundy Frost, de Wet N Wild. Sale menos de dos dólares allá en el Norte y me duró más de una semana sin chistar durante mis vacaciones. Me encanta. No les hago una reseña muy completa porque me da no sé qué, con esto de que las compras en el exterior se hicieron tan cuesta arriba. Sepan que son de muy buena calidad, y si tienen la oportunidad de comprar uno aquí, allá o vía telepática, es una buena inversión.

WnW Burgundy Frost1 WnW Burgundy Frost2

Respecto a los productos de afuera, me quedan varios para repasar. Como dije arriba, me parece medio descolgado, pero si ustedes quieren puedo hacer un paneo veloz. Sí van a tener extensas (?) reseñas los productos locales que tengo pendientes.

Ahora les toca a ustedes. Hace rato que no voy a Perfumería Amiga ni Farmacia Copada, así que no sé qué hay de nuevo en el mundo del maquillaje. ¿Tienen algo para recomendar?

Bueh, esto es todo por ahora. Nos vemos el lunes que viene. O antes, ¡si me inspiro!