Caramelos perfumados | Un labial de ColorFull

ColorFull Caramel4Si el pez por la boca muere, debería prepararme para tener escamas. Quién sabe por qué reincidí con el catálogo de ColorFull, esta vez con un labial.

El packaging es clásico, negro con plateado, plasticoso sin llegar a dar muy berreta. Es resistente a las caídas (no pregunten cómo sé).

ColorFull Caramel5

Caramel parecía un color simpático en el catálogo y, en ese aspecto, cumple. Ni muy oscuro, ni muy claro, ni muy cálido, ni muy frío. Un my lips but better, podría decirse, sobre todo porque mis labios son bien pigmentados.

ColorFull Caramel3La textura es agradable. Cremoso y pigmentado, tiene un acabado apenas satinado, apto para cualquier momento del día. Ahora bien, tá loco el perfume. Y no digo fragancia, ni aroma, ni olorcito, digo perfume con todas las letras porque a eso huele. A perfume, hecho y derecho. Invasivo, llega hasta el paladar causando dudas: ¿¡cuándo pedí una ciruela flotando en perfume en un sombrero de hombre!?

ColorFull Caramel1

Es una pena que huela tan espantoso, porque el color me encanta. Ahora inicio la búsqueda de un dupe que reemplace a Caramel sin tanta agresión olfativa. No es un color único, por lo que no debería ser tan difícil. Por lo pronto puedo decir que es el hermano anémico de Moccha, de MAC.

ColorFull Caramel2Resumiendo: el perfume es un deal breaker. A otra cosa, mariposa.

Entre líneas | Delineadores de Maybelline y Natura

Ya sea por vagancia o por indolencia, últimamente estoy repitiendo la misma rutina para maquillarme estos desparejos ojitos que la naturaleza me dio. La receta es simple, señora.

1) Agarra usted un delineador más o menos cremoso y le da al contorno ocular bien pegadito a las pestañas por dentro y por fuera. La prolijidad no es una necesidad en esta etapa. Al color lo elige usted, doña. Yo prefiero negro o marrón, pero por aburrida, nomás. Con el grosor de la línea, lo mismo. Usted ya es grande y puede decidir solita.

2) Ahora va y revuelve toda su colección de sombras hasta dar con una bien oscura, que más o menos tenga que ver con el color del delineador, y procede a aplicarla con amor y un pincel chato hasta sellar bien esa línea inicial.

3) Después pierde el afecto y la paciencia, agarra un pincel más sueltito sin nada nadita y le da al borde de esa línea hasta que parezca más o menos digna de un recital de Pearl Jam allá por los 90. Esta acción requiere un cuidado desenfreno, el suficiente para esfumar la sombra pero siempre quedando por debajo del pliegue del ojo.

4) Con el mismo pincel y una sombra un par de tonos más oscuros que el tono de su piel (un marroncito timidón, digamos) termina de esfumar ese borde hasta ahora desparejo y lo deja bonito y elegante. *

5) Para terminar, arquea pestañas, se pone rimmel y canta Jeremy con el cepillo de pelo a modo de micrófono. Después recibe un imaginario Grammy y agradece a todos los que la apoyaron en este emprendimiento, especialmente a la maestra de música de cuarto grado.

* O algo más a-la-que-te-crió como esto:

Smokey1

Como ven, esto no es más que un desvarío el clasiquísimo smokey eye para principiantes que tantos videos honran en YouTube. Pero es tan fácil que no usarlo de vez en cuando es una herejía.

Todo esto viene a cuento de dos delineadores que estoy usando con este propósito.

El primero es el Master Drama de Maybelline en Midnight Master. Qué cosa linda este liner. Es cremosísimo, sí, pero una vez que se asienta no se va hasta que lo atacás con un buen demaquillante.

Maybelline Master Drama6Otra cosa buenísima es que no hay que andar enredándose en sacapuntas.

Maybelline Master Drama4Y es bien bien negro. Además aguanta siglos en la línea de agua. ¿Se nota que me gusta?

Maybelline Master Drama5Ahora bien, cuando tengo ganas de algo más sosegado, uso este Kajal marrón de Natura.

Natura Kajal Marrón4Tiene la gracia de traer un esfumino en la punta, cosa de ahumar sin andar cambiando de herramienta.

Natura Kajal Marrón3Pero (siempre hay un pero y en este caso son un par, por lo menos) hay que sacarle la punta.

Natura Kajal Marrón1Además no dura tanto como el de Maybelline. Se distrae fácil, como quien diría, y rumbea para el peligroso terreno de las líneas perioculares. Las arruguitas, pues. El color, eso sí, es lindo con ganas.

Natura Kajal Marrón2Nótese cómo combina a la perfección con ese lunar.

Resumiendo: Ya no sé de qué estoy hablando. Ah, sí, delineadores. Los dos valen la pena pero gana por goleada el de Maybelline. Es baratísimo (me salió, creo, menos de 40 pesos argentinos), dura una barbaridad y además es súper práctico.